Vamos a abordar la relación existente entre depresión y confinamiento, ya que el número de personas deprimidas ha aumentado en esta nueva situación.

¿A qué llamamos depresión?

A un trastorno del estado de ánimo que provoca sentimientos de tristeza, de pérdida, de ira o frustración, que repercuten en la vida diaria y que duran varias semanas o más.

¿A quiénes afecta?

A personas de todas las edades: ancianos, adultos, adolescentes, niños. En estos puede pasar más desapercibida y lo síntomas que predominan son: irritabilidad, apatía y tristeza persistente.

Tipos de depresión:

  • Depresión mayor. Los síntomas causan malestar significativo e interfieren gravemente con la vida diaria (en lo social, en lo laboral, en la relación de pareja…) durante semanas, o períodos largos de tiempo.
  • Trastorno depresivo persistente (distimia). El estado de ánimo deprimido durante al menos 2 años (niños y adolescentes como mínimo un año), pudiendo alternarse épocas con síntomas graves, propios de una depresión mayor, con otras más leves.

Otras formas clínicas son:

  • Depresión posparto. Muchas mujeres se sienten algo deprimidas después de tener un bebé, pero la verdadera depresión postparto es más grave e incluye los síntomas de la depresión mayor.
  • Trastorno disfórico premenstrual. Síntomas depresivos que ocurren una semana antes de la menstruación y que desaparecen cuando acaba, siendo mucho más severos que los del síndrome premenstrual.
  • Trastorno afectivo estacional. Sucede con más frecuencia en otoño e invierno, y parece relacionarse con la escasez de luz solar.

Hay que distinguir Depresión de Trastorno bipolar

En este se alternan periodos de depresión y de manía, siendo antes conocido como trastorno maniaco-depresivo.

También de los trastornos Somatomorfos o Psicosomáticos.

Estos tienen un origen psíquico, pero se manifiestan sobre todo a través de síntomas físicos (orgánicos)

El diagnóstico de estas enfermedades mentales es complejo, siendo preceptivo descartar patologías orgánicas que lo expliquen, mediante las exploraciones que se consideren necesarias.

Los trastornos somatomorfos son muy interesante y no me quiero extender demasiado en ellos porque dan para mucho. Los abordaremos específicamente dentro de un tiempo.

¿Cuáles son las causas de una depresión?

1-Factor genético: Hay familias con muchas más depresiones que otras, por lo cual tal vez exista un factor genético, hasta el momento no descubierto, que trasmita una cierta predisposición a padecer depresiones de padres a hijos

También podría deberse a comportamientos aprendidos en el hogar o en el entorno social.

2-Alcoholismo o consumo de drogas

3-Enfermedades que cursan con dolor o de pronóstico sombrío, entre otras el cáncer

4-Situaciones o vivencias estresantes, como pérdida de trabajo, divorcio o fallecimiento de un cónyuge u otro miembro de la familia. En estos casos no es fácil distinguir una depresión mayor de una dificultad para adaptarse a la nueva situación, conocida como trastorno adaptativo.

5-Aislamiento social, causa común de depresión en adultos mayores

A menudo estas factores se combinan.

¿El confinamiento puede provocar depresión?

La respuesta es sí, produciéndose más fácilmente según vulnerabilidad personal, pero también de factores estresantes 

  1. Duración de la cuarentena
  2. Miedo a la infección
  3. Frustración y aburrimiento
  4. Suministros inadecuados
  5. Información inadecuada

La aparición de una depresión es más fácil en función de la intensidad de estos factores (Dra. Vanesa Deniz Saavedra MF en Las Palmas)

¿Se producen muchas depresiones como consecuencia del confinamiento?

En un reciente estudio realizado en China, sobre 1210 personas confinadas de 194 ciudades, el 16.5% de ellas refirieron síntomas depresivos moderados a severos (casi 2 de cada 10) y 28.8% ansiedad moderada a severa (casi 3 de cada 10).

Estas tasas alcanzan el 50,4% para depresión y el 44,6% para ansiedad entre médicos y enfermeras de hospitales de Wuhan que tratan pacientes con Covid-19

Personas más vulnerables

  • Con antecedentes de cuadros de depresión.
  • Que siguen tratamiento con antidepresivos o ansiolíticos
  • Confinamiento en soledad (mayor riesgo en ancianos)
  • Lo viven en situaciones precarias: malas condiciones de vivienda, limitación física o psíquica por razones de edad o enfermedad, falta de recursos, etc.
  • Quienes han perdido el empleo y la situación económica les es adversa (también alto riesgo).
  • Confinados en un entorno conflictivo: familiar, con la pareja, conflicto con vecinos, etc.
  • En estado de duelo por fallecimiento o enfermedad de familiar o persona cercana, agravado por no haber podido despedirse del fallecido de manera apropiada. Esto conlleva riesgo de duelo patológico y de culpabilizar al entorno o al sistema.
  • Adictos a sustancias que durante el confinamiento han tenido dificultades para conseguirlas o no han podido.
  • Tipo de personalidad (la esquizoide con más frecuencia, por suerte poco habitual)

Cuadro clínico:

  • Tristeza y desánimo la mayor parte del tiempo
  • Desinterés y desilusión por cosas que antes ilusionaban
  • Ansiedad, nerviosismo e inquietud, hasta en el 60% de los casos. La ansiedad es la puerta de entrada de la depresión. Son como dos hermanos cogidos de la mano caminando inseguros. Si la ansiedad no se resuelve suele acabar en depresión. El pánico al contagio no es más que una forma extrema de ansiedad.
  • Cansancio y sensación de falta de energía
  • Pérdida de peso, sin hacer dieta, mayor del 5% en un mes. O aumento, aunque menos frecuente.
  • Insomnio, despertar precoz e hipersomnia, aunque ésta es menos frecuente.
  • Falta de concentración
  • Sentimiento de culpabilidad y de inutilidad
  • Pensamientos relacionados con la muerte y, en casos más severos, ideación suicida.

Los médicos hemos establecido, por norma, preguntar sobre esta última posibilidad a los pacientes deprimidos.

Si se confirma, si el paciente reconoce que alguna vez la idea de acabar se le ha pasado por la cabeza, se requiere evaluación inmediata por psiquiatría, interviniendo los médicos de familia de manera conjunta.