Los datos más recientes sobre la pandemia apuntan a que está desbocada, sin embargo tenemos razones para mantener la esperanza.

Actualización nº 200 del Ministerio de Sanidad sobre COVID-19

A fecha de 4.09.2020,  especifica hospitalizaciones totales, diferenciándolas de las de los últimos 7 días. Y, en los mismos términos, ingresos en unidades de cuidados intensivos (UCI) y fallecidos (ver figura adjunta)

Ingresan en UCI Fallecidos
Ingresos hospital hasta 28 agosto 12.230 (9,17%) 29.162 (21,7%) (>2 de cada 10)
Ingresos hospital de 28 agosto a 4 septiembre 151 (7.76%) 256 (13,16%)

(>1 de cada 10)

Tras los cálculos realizado, la tasa de ingresos en UCI durante toda la pandemia es del 9,17% de los pacientes hospitalizados, y del 7,76 en los últimos 7 días. Diferencia estadísticamente  significativa entre ambos grupos de pacientes, calculada mediante la prueba de Ji Cuadrado, con probabilidad de error menor del 5% (P<0.05).

En cuanto a tasa de letalidad a lo largo de la pandemia es del 21,70%, siendo en los últimos 7 días de 13,16%. Diferencia también estadísticamente significativa, con probabilidad de error menor del 1% (P<0.01).

Estos cálculos nos obligan a reconsiderar nuestra idea de que era posible que el SARS-CoV2 estuviese perdiendo virulencia.

Tal vez el descenso tanto de ingresos en UCI como de defunciones podría explicarse porque:

  1. Se hacen más PCR, detectándose casos más leves
  2. La edad media de los afectados es menor
  3. Los médicos tratamos mejor la enfermedad: antivíricos, corticoides, anticoagulantes, etc.

Uno de los principales riesgos en la actualidad es que ese incremento de casos leves, en población más joven, provoque un aumento de contagios entre personas más vulnerables.

Sin embargo, pese a todo, hay razones para mantener la esperanza.

1-Seguimos mejorando el abordaje terapéutico del cuadro clínico.

Recientes y esperanzadoras investigaciones indican que la comorbilidad de infecciones, sobre todo urinarias, agrava el cuadro clínico de COVID-19 y que tratándolas la letalidad decrece. Corregirlas puede disminuir todavía más la letalidad

2-Superar la enfermedad o la infección genera inmunidad

Hasta hace unos días se desconocía cuánto tiempo se mantenían inmunes, ni siquiera si se mantenían, quienes habían sufrido la infección por SARS-CoV2, sin embargo, recientes estudios confirman que sufrir la infección o la enfermedad genera memoria inmunológica, mediada por linfocitos T y anticuerpos.

Por lo tanto, hay una protección a largo plazo, frente al coronavirus, en las personas que ya han pasado la enfermedad. La ausencia de reinfectados tras siete meses de pandemia resulta acorde con una memoria inmune.

3-Las vacunas, como gran esperanza.

Consecuencia del punto anterior, las vacunas son posible cuando una enfermedad se puede curar y genera inmunidad, dure el tiempo que dure.

A fecha de 18 de agosto, la OMS publica las 29 vacunas contra el Covid-19 más avanzadas del mundo En el listado hay seis que se encuentran en fase III.

Según la revista The Lancet los resultados de la vacuna rusa, Sputnik V, son “alentadores pero pequeños”.

Al parecer, esta vacuna generó anticuerpos contra la proteína S del coronavirus y también anticuerpos neutralizantes. Además, produjo una respuesta de linfocitos T.

Los linfocitos T detectan y matan patógenos invasores o células infectadas. Cada vez hay más indicios de que las células T pueden ser incluso más importantes en la inmunidad que los propios anticuerpos.

Dos ensayos clínicos, realizados en junio y julio y en los que participaron 76 participantes, mostraron que el 100 por ciento de los participantes desarrollaron anticuerpos contra el nuevo coronavirus y ningún efecto secundario grave.

¿Y en España? 

En España, hay varios proyectos en marcha.

Por un lado, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) ha autorizado el ensayo en fase II de la vacuna de Janssen.

Por otro, hay 10 proyectos de vacunas en marcha:

1-Varios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas: vacuna de ADN, vacuna de vectores virales (3 proyectos) y vacuna de ARN

2-Proyectos del Hospital Clinic y de la Universidad Ramón Lluch, de Barcelona en vacunas de ARN

3-Universidad de Santiago de Compostela, vehículo para el ARN y vacuna de proteínas

4-Navarrabiomed (Pamplona), vacuna de partículas similares al virus

5-Universidad Zaragoza, vacuna viva atenuada

Las incertidumbres persisten.

Y tenemos que darles respuesta. A destacar las siguientes:

¿Cuánto tiempo durará la inmunidad? Al desconocer la anterior, surge la pregunta de cuántas dosis de vacuna serán necesarias para lograr inmunidad.

Recientemente se han publicado casos de reinfecciones, lo que no deja de ser preocupante. Sin embargo, sabemos que algunos de ellos corresponden a casos inicialmente mal diagnosticados de Covid-19, lo que se conoce como falsos positivos.