Las falsas noticias sobre las vacunas están provocando gran alarma social y generando una incertidumbre injustificada en cuanto a si vacunarse o no frente al Covid 19.

Cualquier información errónea solo se puede corregir con otra que sea veraz y científica.

Antes que nada, conozcamos a nuestro enemigo

Conozcamos , al SARS-CoV2, el virus causante del cuadro de Covid-19.

Recordemos que los virus no son seres vivos, sino estructuras simples de proteínas con material genético en su interior para reproducirse, que es lo que pretenden al infectarnos.

En el caso del SARS-CoV2, el material genético está constituido por Acido Ribonucléico o ARN y el virus entra en nuestro organismo por el camino más fácil, a través de los aparatos respiratorio y digestivo, acoplándose a la membrana externa de las células.

El virus se acopla a ellas mediante la proteína S de su espícula o corona externa y, una vez dentro de la célula, el SARS-CoV2 libera su ARN viral, el material genético que contiene, y le ordena sintetizar-fabricar copias exactas de él mismo, las proteínas que constituyen su estructura, pero en una gran cantidad.

De ese modo la esclaviza, forzándola a trabajar exclusivamente en su provecho, agotándola hasta morir, aunque también esas células infectadas pueden ser destruidas por nuestro sistema inmunitario para evitar que la infección avance.

¿Cómo actúan las vacunas, incluyendo las del Covid-19?

Después de ser administradas, inducen a nuestro organismo a que genere defensas contra ella, tal y como este suele responder ante cualquier agresión externa (bacterias, virus, parásitos, incluso un cuerpo extraño), al intuir que puede suponer un peligro para su salud o su integridad.